MANIFIESTO DE SABORITA

El abandono de las tierras y el permanente movimiento migratorio desde las zonas rurales a las ciudades tienen un gran impacto sobre la soberanía alimentaria de los pueblos. 

Nuestra zona de influencia se sitúa entre la Sierra de Gúdar-Javalambre hasta la costa, a lo largo de la vega del río Palancia y bordeada por los Parques Naturales de la Sierra Calderona y de la Sierra Espadán. Con una influencia considerable de las ciudades de Valencia, Horta Nord, Sagunto , la Plana Baixa y Castellón. Todo ello a menos de 1 hora de transporte.

Nuestro territorio es especialmente vulnerable a fenómenos de erosión de los suelos, y  según la mayoría de los escenarios propuestos, nos situamos en zona de riesgo de desertificación 

El calentamiento global está acentuando considerablemente los episodios de sequías, olas de calor y lluvias torrenciales que, sumados al creciente abandono de las tierras y su colonización por una vegetación muy inflamable como el pino, constituye una bomba de relojería. 

Desde Saborita actuamos ante estos dos fenómenos, la despoblación y la desertificación, ahora que aún estamos a tiempo de hacerlo.  Es un territorio muy rico en cultura, paisajes y variedades agrícolas tradicionales de altísimo valor gastronómico y nutricional.

Pretendemos impulsar la llegada de nuevos habitantes, acompañándoles a dar el paso a la agricultura, y apoyar el mantenimiento de aquellos que ya están. 

Nos encanta la agricultura, trabajamos la tierra y estamos orgullosos de ello. 

Estamos convencidos de que una agricultura campesina y agroecológica es el mejor medio para hacer frente a la situación de crisis permanente a la que el planeta se ve abocado, como también lo es para hacer atractivo nuestro territorio.  

Creemos que esto es posible mediante la práctica de una agricultura de montaña de bajo impacto, que en su modo tradicional protege los suelos fértiles gracias al abancalamiento con muros de piedra. Con una agricultura extensiva, en minifundio, que da lugar a una incomparable heterogeneidad de espacios de biodiversidad que se integran entre las parcelas cultivadas conformando un paisaje en mosaico típicamente mediterraneo, único y de enorme riqueza ecológica. 

Esta labor es indisociable de la valorización de los productos, gracias a un trabajo de excelencia, con variedades locales y tradicionales y aprovechando los innumerables recursos naturales de nuestra zona, como son los manantiales de agua.

Para facilitar todas estas acciones, consideramos que es nuestra misión favorecer la formación y la transmisión de las innovaciones que nosotros hayamos podido poner en práctica o que nos transmitan desde el exterior.

Creemos que este cambio solo se puede producir desde el cambio cultural y eso implica hacerlo simultáneamente en la parte productiva y en la parte de consumo. Necesitamos mayor dignidad y autoestima por parte de los que cuidamos directamente de la tierra y necesitamos que desde el consumo, nos convirtamos también en actores directamente implicados y conscientes de nuestro poder. De ahí que estamos decididos a trabajar mediante circuitos cortos de comercialización, sirviendo esto no solo para mejorar las condiciones del agricultor y posibilitar la soberanía alimentaria, sino también para propiciar cambios de conciencia gracias a ese conocimiento mutuo y presencia en el territorio.

Así pues, Saborita se rige por los siguientes VALORES Y COMPROMISOS:

Son nuestras

  1. Cultura y cultivos: agroecología y agricultura regenerativa

Producción agroecológica extensiva con impacto medioambiental positivo, desarrollo de sistemas agroforestales para potenciar la biodiversidad de flora y la fauna autóctona en los cultivos, conservación y plantación de arbustos de frutos silvestres para alimentación de aves y pequeños mamíferos, desbroces selectivos, cubiertas vegetales y regeneración de los suelos. Propiciamos las condiciones idóneas para la implantación de praderas mediterráneas de alta biodiversidad.

  1. Calidad del producto 

Firme compromiso con la excelencia, trabajo artesanal y tradicional, valorización del producto, recuperación de variedades antiguas de alto valor nutricional, gastronómico y patrimonial.

  1. Custodia del territorio

Conservación y restauración del patrimonio cultural y natural: Recuperación de tierras abandonadas, mantenimiento de parcelas abancaladas en media montaña, cultivo de variedades autóctonas, labor de prevención de incendios a través de parcelas recuperadas. 

Minifundio: Respetamos y asumimos la condición de minifundio de nuestro territorio, que le otorga una identidad propia y dibuja nuestro paisaje, pese a su alto coste productivo.

  • Cooperación, trabajo digno y comercio justo 

Apoyo al trabajo de productores comprometidos, impulso de redes de productores y consumidores para el desarrollo local,  lucha por la conciliación familiar y laboral, defensa del trabajo digno, de la remuneración justa y equilibrada y de la economía del Bien Común.

  • Canales Cortos, Consumo basado en la Colaboración, la Confianza y el Conocimiento mutuo entre productores y Consum’actores. Transparencia


  • Conocimiento, innovación e investigación

Formación y asesoramiento para productores, información para la concienciación y sensibilización del consumidor. 

Innovación permanente en prácticas de manejo agroecológico de la tierra.